Had I known you then  viernes, julio 02, 2010

Debería aprovechar de escribirte todos los versos de amor justo ahora, cuando te extraño tanto. Lo que ha ocurrido es que pareces haber adormecido esas ganas frenéticas de escribir que tenía cuando no había nada más qué hacer, nada más con qué sacarme todo de adentro.

Etiquetas:

La conclusión preliminar  martes, octubre 27, 2009

Lo que aprendí
es que todavía tengo
el corazón al borde del abismo.

Etiquetas: , , ,

going down on each other deliriously  lunes, octubre 19, 2009

Todavía no me acostumbro. Me gustaba (eso sí que me gustaba) de Brasil que andar de falda corta por la calle era de lo más normal y no tenía que estar continuamente temiendo el agarrón de improviso. Todavía lo temo, porque no ocurre, pero llega un momento en que me intimida tanto bocinazo en la calle y tanto tipo que me saluda desde la ventana de su auto. Excepto, quizá, esos tres tipos sentados en el paradero de los colectivos que hicieron el mismo movimiento, los tres, para seguirme las piernas. Y yo taconeando por Vicuña Mackenna. Cuesta acostumbrarse.

Tengo que retomar mi diario.

Etiquetas: ,

Same old steps  miércoles, setiembre 16, 2009

En el envase queda una pastilla blanca y siete pastillas rojas. Las rojas siempre las tiro a la basura. Yo me imagino que para mi cuerpo digerir una de esas rojas una vez al día debe ser insignificante, pero no me gusta tomarlas. No me hacen falta para retomar el hábito cuando toca comenzar las blancas otra vez.

Etiquetas:

  lunes, agosto 10, 2009

Entonces yo tomaba tazas de café.
No me hacían mal al estómago, como ahora. Al contrario, caían dentro los sorbos burbujeantes y me calentaban el regazo y me ayudaban a pasar el frío. Eso era antes de estar en los huesos, como dice mi madre, antes de que tomar una taza de café fuera una decisión difícil porque el café me revuelve el estómago y a veces justo ocurre cuando tendré visitas y ahora que veo constantemente a alguien ajeno a mi "círculo", como se dice, no me puedo dar el lujo. Últimamente mi única relación con una taza de café fue ese incidente en que me volcaron una encima y estuve sentada una hora bajo el sol de agosto a ver si se secaban mis pantalones. Antes tomaba una cada día, a veces dos, cuando tocaba asistir al taller y en el taller estaba mi mejor amigo y caminábamos juntos hasta una maquinita en el subterráneo y luego caminábamos de vuelta juntos sosteniendo una tacita con las dos manos, sorbeteando, hablando de lo que había ocurrido esa semana en nuestras vidas. Ahora él ya no es mi mejor amigo y yo no tomo tazas de café. Lo extraño. A él, digo, porque ahora prefiero beber limonadas a las tazas de café.
Ahora también prefiero ver a mi novio que ver a mis amigos. Por eso supongo que dicen que estoy cambiada, aunque yo me encuentro igual que siempre (en lo que a ellos les respecta, por lo menos). Por ahí si los invito a mis amigos a beber un café que nos caliente el regazo podemos hacer las pases.
Dios, estoy extrañando incluso a personas que no he visto en casi doce meses.

Etiquetas: , ,

The power to keep it whole stays with you  miércoles, julio 29, 2009

I want this song to break my heart.

  jueves, julio 16, 2009

Lo reconozco, me hubiera gustado que ella apareciera. Ya saben, que apareciera de pronto la tipa rodeada de todas sus amigotas, seguramente vestida de negro como todas (por un momento me arrepentí de no haber ido con la chaqueta roja), que se sentara en los banquitos a hablar de los calcetines de polar mientras yo me arrimaba al fuego y me llamaran, dijeran todas "¡Paula!" y yo habría tenido que sentarme junto a todas ellas. La tipa y yo nos habríamos medido las caras, las sonrisas, quién tiene el pelo más lindo, quién es más linda en general. Yo insisto en que los diez años de menos me dan, indiscutiblemente, la ventaja, aunque ella tenga un escote mucho más amplio y una barriga mucho menos accidentada. Entonces por ahí la chica querría comenzar a hablar mal de mi novio y él nos miraría desde lejos, con la cara medio descompuesta, pero seguro que eventualmente se habría acercado a llevarme lejos o a interrumpir todo con alguna broma de las que suele inventar. Y yo habría besado con fuerza su boca más de una vez en frente de ella solo para saborear la victoria. (Supongo que ella es una mujer con clase; de no serlo ninguna de las dos, seguro nos habríamos agarrado de las mechas.)

La tipa no apareció, pero sí todas sus amigas y algo conversaron conmigo y creo que estoy en más de una fotografía que debe estar ya en manos de ella, para que busque en mí cada defecto imaginable. Por eso pasé tanto tiempo decidiendo qué ponerme, ¿no?

Etiquetas: , , , ,

let's call it love  sábado, julio 11, 2009

Hace algo así como un mes comencé a escribir un diario. A mano. Como nunca: siempre, cuando era pequeña, para navidad me regalaban una muy bonita, que llenaba con esmero en cada detalle hasta el año nuevo. Entonces, escribía unas cuatro líneas por un par de días seguidos y luego la abandonaba. A veces se llenaba por ahí con dedicatorias de mis poquitos amigos, que escribían en sus días de cumpleaños. Ahora empecé a escribir porque tenía papeles que guardar y cosas que decir que no podía decirle al mundo en este, que era mi diario público, porque eran cosas que, Dios no quiera, podían llegar a los oídos de mis padres y se me iba la imagen de niña medianamente buena. (Ya se fue, pero porque mi madre no es idiota y porque un día encontré el diario arriba de mi mesita de luz, y yo lo había dejado en otra parte, lo recuerdo bien.)
La cosa es que se me fue en algo el punto de escribir aquí, con eso del diario y el amor que inspiró ese diario y sus páginas de colores que por ahora me parecen más bonitas que la hoja de estilos que pasé tanto tiempo armando. Pero volveré.

Etiquetas:

Next up  viernes, abril 10, 2009

Ayer el líder de mi grupo de agnósticos y ateos de Chile en Facebook nos mandó un mensaje a todos, instándonos a salir a comer en viernes santo y pedir algún plato con carne, como para hacer la pelea. Cuando yo era muy chica debo haberle preguntado a mi abuela alguna vez que por qué no se podía comer carne en viernes santo y recuerdo que me contó muchas historias terroristas, más notablemente la de unos chiquillos de por ahí en su barrio que hicieron un asado, después salieron a jeepear y chocaron y murieron todos. Desde bien chica también que me preguntaba cuál es la gracia de no comer carne roja y hacerse festines con mariscos y pescados, si la idea del día para los católicos debía ser de recogimiento y qué se yo. Mi mamá me dijo hoy que en su juventud se pasaba todo el día en silencio, bueno, no existían los televisores pero se apagaba la radio y era todo el día lúgubre, como se supone que corresponde. También recuerdo que varios años llovió para viernes santo y al otro día o el domingo salía un sol muy radiante, y en esos tiempos yo todavía me tragaba la cantinela de Dios y pensaba, razonablemente, que esas cosas del tiempo pasaban para llorar y celebrar a Jesús, respectivamente.
Hoy me comí un bistec a la hora de almuerzo. Cuando recién me llegó el mensaje del líder me parecía que ir a comer carne a algún restorán serviría solamente para molestar a la gente, pero lo mismo comí en casa porque qué tengo que ver yo con esas creencias extrañas de la gente que está que corta las huinchas antes de las doce de la noche para empezar el asado el sábado. Para otra vez saldré por ahí a ver qué pasa, porque está bueno eso de hacer notar a los demás que no, no toda la gente juega al ayuno el viernes santo. Desde luego, soy una atea que aprovecha la contingencia, porque no hay nada más agradable que tener un viernes libre y poder recargar las pilas como corresponde un fin de semana largo, tragando huevitos de chocolate.

Etiquetas: , ,

I did  domingo, abril 05, 2009

Y es que no me quedó la cara gorda, ni me puse menos linda, sino que un poco lo mismo de antes y también todo lo contrario, y después de acostarme la culpa desapareció sin que me diera cuenta o es que en verdad solamente yo pensaba que la tenía y tampoco había nada de eso: estoy lista para, cualquier día, repetir ese proceso que llamé irreversible.

 

 

 

Etiquetas:


my dirty hands are mined.

Yo siempre he querido saber lo que responde la gente en el Quién Quiere Ser Millonario después de que Don Francis dice: "PREGUUUUNTA NÚMERO SIETEEEEEE."

No, pero en serio

Tengo veinte años y lo mejor que me pasó en la vida fue haber descubierto el rock. Mi familia dice que lo que escucho es demasiado estridente.

Los archivos

Créditos

código base: GeckoandFly

inspiración: liz lubowitz

Pocos fans, pero buenos


...yo misma soy mi #1 fan.

Y todo lo demás

The Out Campaign: Scarlet Letter of Atheism
Soy atea y no tengo problema alguno en admitirlo (aunque eso implique usar As mayúsculas antiestéticas).

Creative Commons License
Este blog es publicado bajo una licencia Creative Commons :).